Buscar
  • Juan Ignacio Costoya

Los mitos en la Planificación - Quimera

Actualizado: ago 9

En plena preparación de los talleres que estoy brindando me encontré de casualidad con un mito que me invitó a preguntarme, una vez más y desde un nuevo lugar, por los objetivos y el Resultado.


Me encontré muchas veces en la situación de querer poner en palabras qué es eso que quiero alcanzar, y que al decir, lo que surge es muy diferente a lo que estaba pensando. Tan diferente que hasta a veces es la dirección contraria de eso que digo querer.


En cada una de las asesorías que realizo me encuentro con la misma situación en Otros, personas muy inteligentes, emprendedoras, innovadoras, que luego de semanas y semanas no logran poner en palabras claras qué es lo que quieren lograr, aún cuando dicen que en su mente tienen muy claro eso que quieren.

Los mitos siempre nos ayudan a pensar desde un lugar diferente, desde un lugar mucho más profundo y originario, los problemas ante los que nos encontramos. En este caso el mito con el que me encontré por casualidad, es el mito de la Quimera.


La Quimera está definida de muchísimas formas pero siempre se relaciona con lo imposible o inalcanzable. También remite a una imaginería, una idea que no es clara, que se disipa y se hace más confusa cuanto más preguntamos acerca de su significado.


Borges es tal vez quién mejor reúne en tres simples párrafos los textos en los que la bestia es mencionada, y también es quien mejor la define cuando nos dice: “La incoherente forma desaparece y la palabra queda, para significar lo imposible”(1).


¿Contra qué chocamos cuando al nombrar decimos algo tan distinto a lo que pensamos? El mito de la Quimera nos muestra que las formas pueden ser muchas, incluso según relatos la Quimera es al mismo tiempo un león, una cabra y una serpiente, tres formas diferentes en una misma criatura, que sólo puede ser definida por la palabra.


Si a una criatura que significa lo imposible se la puede definir con la palabra, para que en esa palabra esté contenido de tantas formas lo imposible, es entonces la palabra la que nos permite conectar con eso que creemos imposible, sencilla y concretamente, por que significamos las formas de nuestra mente, con palabras.


Entonces si nos dirigimos a algo que creemos que es imposible en nuestra vida, ¿Qué precisamos para estar seguros de que nos estamos dirigiendo a eso que queremos?


Estoy cada vez más convencido de que una frase puede decir más que mil libros de especialistas, pero para eso, esa frase necesita ser escuchada: “La incoherente forma desaparece y la palabra queda, para significar lo imposible”.


*Juan Ignacio Costoya*



1) - J.L. Borges - El libro de los seres imaginarios, 1967.



30 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo