Buscar
  • Juan Ignacio Costoya

Los Detalles - Yara-ma-yha-who y Kinie Ger

Actualizado: ago 18

En este escrito quiero comenzar explicitando que todos los mitos que elijo para realizar los escritos de "Los Mitos en la Planificación" los elegí por azar. Un libro de mitos me acompaña desde hace varios años y en algún momento de la semana decido abrirlo al azar para encontrarme ahí con el mito del que voy a investigar, para reconocer y transmitir lo que me aporta este mito en la planificación y gestión de proyectos.


Esta semana me encontré con dos historias que remiten a seres un tanto extraños, temibles, Yara-ma-yha-who y Kinie Ger (1), ambas criaturas que azotaban a los pueblos originarios de Australia. Yara-ma-yha-who absorbía la sangre de las personas y luego los devoraba, pero los rejurgitaba, y de esa manera las personas se transformaban también en un Yara-ma-yha-who. Kinie Ger era una mezcla de persona con Cuol (marsupial pequeño), que asesinaba despiadadamente, hasta que en una emboscada el cuervo y la lechuza logran matarlo, y la criatura terrorífica se convierte en un indefenso Cuol, el primero de su especie.


Cuando me encontré con estos mitos no vi en ese momento una relación con la planificación y gestión de proyectos. Mientras avanzaba en la investigación me sorprendió conocer el concepto de El Tiempo del Sueño, un ordenador primordial para estas culturas que son las más antiguas del planeta (digo “culturas” en plural porque son muchas las culturas en Australia), con 50.000 años de antigüedad. La unión de los conceptos "sueño" y "tiempo" nos dice que estas culturas manejaban conocimientos muy elevados que la ciencia no ha logrado aún ordenar. Conceptos que también si lograron comprender los Hopi, cultura que se encuentra en lo que hoy es el desierto de California, lugar al que Eistein visitó, dónde aprendió claves acerca del tiempo y el espacio que luego aplicó en su teoría de la relatividad.


Del Tiempo del Sueño surgen todas las criaturas, y cada una de ellas están ahí para enseñarnos algo, para retratar una enseñanza en particular. Cuando se describen en los mitos a las criaturas es muy importante prestar atención a los detalles, por ejemplo el Yara-ma-yha-who es un ser de color rojizo, con una cabeza de gran tamaño, no tiene dientes, tiene unas ventosas en sus manos y pies con los que puede absorver la sangre de sus víctimas, ataca sólo de día, y como ya mencioné anteriormente no mata a sus víctimas, sino que las devora y rejurgita una y otra vez hasta que esa persona se transforma en un Yara-ma-yha-who.


En muchos contextos puede pensarse que los detalles no son importantes, que sólo nos aportan rasgos para embellecer o describir algo con precisión. Sin embargo los detalles pueden también jugar un rol fundamental en la significación de un relato, hablado, escrito o gráfico.


La etimología de la palabra detalle nos habla de “separación múltiple” y tiene la misma raíz etimológica de tallar y tajar (hacer un corte). (2) Podemos ver entonces que el detalle cumple una función muy concreta, hacer cortes y generar múltiples lugares. ¿En qué nos puede servir entonces este concepto?


Es en el psicoanálisis dónde el corte tiene una función fundamental, Jacques Lacan nos dice que: “todo está en el análisis, en la eficacia de un buen corte, pero, considerando el modo en que es hecho ese corte” (3), con lo que podemos comprender que si un mito elige ciertos detalles en particular no es solo para embellecer el relato, sino que hay en cada detalle bien usado una función que genera marca en el psiquismo.


Considerar los detalles es entonces paso fundamental en nuestra planificación y gestión si queremos imprimir nuestro relato en lo que transmitimos, eso que hace que nuestro proyecto tenga una particularidad distinguiéndose de otros proyectos.


Es importante en este punto aclarar que no es lo mismo hablar de cualidades, características, condiciones, etc. que hablar de detalles. Si igualamos el concepto de detalle con cualquier otra palabra o concepto, ya no tiene entonces el detalle esa función de corte que es la que nos menciona Lacan, ya que las características por ejemplo, son meramente una forma de presentarle al otro nuestro producto, servicio, proyecto, etc. y los detalles, si son bien usados, tienen un impacto mucho más profundo en nosotros y en los demás.


En este punto podemos preguntarnos, entonces ¿siempre es importante considerar los detalles? Esta pregunta nos lleva a tener que profundizar en el tema, y la propuesta de este blog no es aún llegar a tales niveles de profundización, sino que me propongo abrir temas, interrogar aquello que creemos que ya conocemos. Si podemos decir, que el detalle cumple un rol clave por ejemplo en la presentación de nuestros proyectos; en una reunión, ante un desconocido, en esa oportunidad que se nos presenta ante un contacto clave, etc. No hay dudas de que es necesario que las palabras y las imágenes que transmitimos al momento de presentar un proyecto tengan los detalles y también las características acordes a lo que deseamos transmitir.


Empezando por las características; es muy común que se hable en estas situaciones del peech, de técnicas con videos, de las diversas presentaciones que se pueden realizar a través de toda una batería de dashboards y nuevas visualizaciones de presentaciones de proyectos. Lo cierto es que esas técnicas suelen hacer foco en el cómo, y si no son bien utilizadas suelen carecer de un qué claro y concreto, que logre transmitir el relato particular.


Si hiciéramos la analogía de pensar a la presentación de proyectos como una criatura mitológica, enseguida encontraremos en internet ciertas características que “no pueden faltar” a la hora de realizar una presentación: “Utiliza muchas imágenes para que sea visual, Utiliza fuentes con un diseño actual, simplifica el texto, limítate a un mensaje por diapositiva, etc”. Con estos tips podemos decir que ya existe en nuestra era la criatura “tips de presentación”, que surge de un mito mucho más arraigado que nos habla de una manera particular en la que hoy nos vinculamos y nos relacionamos, dónde el foco está puesto en la imágen que transmite eso que “ofrecemos”.


Esta criatura y este mito se encuentran para decirnos que SI va a funcionar y que NO va a funcionar al momento de realizar una presentación de proyecto, y por lo tanto nos está diciendo indirectamente si nuestro proyecto va a funcionar o no.


No digo con esto que no hay que considerar qué es lo que interesa al mercado, a quienes conocen del tema, a nuestros clientes, etc., eso sería pretender que al otro le guste lo que yo hago “porque soy yo” (y eso no funciona si no hay cierto recorrido en quién se base en esa afirmación). A lo que me refiero es que, ni esa “criatura” ni esos “mitos” pueden determinar si nuestro proyecto es acorde o no, elegido o no, útil o no. Si nos creemos que lo que hacemos depende de hacer las cosas como quiere la criatura “tips de presentación”, o el mito del marketing, nuestro proyecto desde el inicio ya está en manos del otro, y por lo tanto el otro es el que dice sobre nuestro proyecto.


Sucede lo mismo si no consideramos el mito desde el cuál presentamos nuestro proyecto, ese mito que rige en nosotros y ese mito que rige en quienes les presentamos nuestro proyecto, que puede ser el del marketing u otro. Y ahora que escribo estas líneas pienso en que sería muy interesante encontrar cuál es el mito que rige al marketing.


Es así como con cada escrito vamos reconociendo con mayor certeza y contundencia que el mito determina.


Yara-ma-yha-who es la fiel representación de aquello que nos atrapa sin darnos cuenta, absorbe nuestra energía y nos devora, una y otra vez, hasta transformarnos en esa misma criatura que antes creíamos ajena. ¿Es esto lo que nos sucede, lo que actuamos, cuando lo que hacemos está regido por los tips de tal o cuál cuestión?


Kinie Ger es la fiel representación de que aquello que interpretamos como un “terrible monstruo” es necesario de ser vencido para darnos cuenta que ahí hay un inicio de algo nuevo (como lo es una nueva especie), que nace de la decisión de ir más allá del miedo que puede transmitirnos tal o cuál criatura, externa o interna (4). ¿Cuántas cosas no hacemos por miedo a enfrentarnos a esas criaturas a las que todos temen?


Considerar los detalles en la presentación de nuestros proyectos vemos que nos exige mucho más que considerar características, tips, modelos; considerar los detalles de cada una de nuestras presentaciones es tal vez la oportunidad para hacer una marca en nuestra vida y en la vida de los demás, una marca que hable de que mi proyecto es mi vida, porque soy aquello que genero en y a través de mi proyecto.


***Juan Ignacio Costoya***


(1) http://janonomar.blogspot.com/2015/04/seres-fantasticos-y-legendarios-de-la.html?m=1

(2) https://acortar.link/qeptw5

(3) http://deseo.jornadaselp.com/el-deseo-del-analista-la-eficacia-de-un-buen-corte/

(4) Leer Escrito La Prueba - Hunaphu y Xlabanque



14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo